Una merienda estupenda

Una merienda estupenda

Hoy lo que traigo es una receta de lo más sencilla, una merienda sana, rica y muy fácil de hacer. Se trata de un simple yogur de frutas casero.

A mi hija no le gusta la fruta, es ponerle un trozo delante y salir corriendo en dirección opuesta. Hasta hace poco teníamos que dársela de bote, de hecho no le gustan todas, algunas de las que hemos conseguido que coma más o menos sin problema son las de frutapura de milupa.  Sin embargo, por muy buenos que sean este tipo de productos, no se pueden comparar con la fruta fresca. Por eso decidimos probar a prepararle yogures naturales con fruta triturada y ha sido todo un acierto. Para prepararlos utilizamos un pequeño electrodoméstico de la marca tribest. Es perfecto para preparar salsas, batidos o triturar cualquier tipo de alimento. Nosotros lo tenemos desde hace mucho tiempo y es muy cómodo de usar porque viene con varios vasos de distintos tamaños y dos tipos distintos de cuchillas. Además todo se puede lavar fácilmente en el lavaplatos.

Su combinación favorita es la de fresas con plátano. Solemos utilizar 4 fresones de tamaño medio y la mitad de un plátano. Lo ponemos todo en el vaso y lo trituramos bien triturado. Después lo mezclamos con el yogur utilizando una cuchara para que no quede demasiado líquido y añadimos un poco de azúcar.

El resultado es un yogur bastante cremoso con un tono rosa de lo más apetecible. A la peque le encanta, es verlo y se lanza a cogerlo super contenta y yo me quedo más tranquila de que tome algo de fruta fresca.

Se pueden realizar muchas más combinaciones de frutas. La pera y la manzana seguro que van muy bien. La siguiente que quiero probar es la papaya que además de sus importantes propiedades nutricionales, tiene varias propiedades medicinales entre las que destacan que es antioxidante, digestiva, diurética, cicatrizante o analgésica entre otras. Ya os contaré cómo resulta.

Un saludo,

Recetas con los superalimentos: Puré de Pescado

Recetas con los superalimentos: Puré de Pescado

El jueves pasado empezamos nuestra nueva sección de alimentación infantil. Comenzamos con recetas que contuviesen entre sus ingredientes los superalimentos. Nuestra primera propuesta fue Puré de Brócoli que se ha convertido en uno de los favoritos de nuestra Peque. Hoy os voy a traer otro puré, esta vez de merluza. Desde que Evita comenzó a tomar alimentos sólidos como el resto de nosotros, nos gusta darle de cena como primer plato purés, cremas o calditos para que no se le ovide lo mucho que le gustaban. Uno de sus favoritos siempre ha sido el puré de pescado. Gracias a la thermomix la textura que tiene es super ligera y el sabor es muy suave.

La merluza, al igual que el resto de pescados blancos  tiene muchas proteinas, vitaminas A y D necesarias para el crecimiento y yodo que ayuda al buen funcionamiento del cerebro. Además aporta ácidos grasos Omega3 que tiene propiedades antiinflamatorias.

En esta receta como en el puré de brócoli, además del pescado usaremos otro superalimento: el aceite de oliva. Como ya comentamos tiene muchas propiedades beneficiosas entre las que destacan que mejora la absorción del calcio en el intestino, disminuye el colesterol total y es muy bueno para el corazón.

Los ingredientes del puré de pescado son:

Para cocinarlo utilizaremos la thermomix. Los pasos que seguimos son los siguientes:

1- Limpiar, pelar y echar en el vaso todos los vegetales. Añadimos un cubilete y medio de agua o dos, dependiendo de si el calabacín es más o menos grande y también del tamaño de las patatas.
2- Picamos en la thermomix los vegetales a velocidad 4 durante 30 segundos o hasta que queden pequeños trozos con el mismo tamaño.
3 – Añadimos el pescado y volvemos a picar a velocidad 4 durante 5 ó 10 segundos.
3 – Cocinamos durante 13 minutos a 100 grados con velocidad 1.
4 – Para lograr la textura ligera y a la vez cremosa programamos la thermomix a velocidad 10 durante 4 ó 5 minutos sin temperatura.

Una vez finalizado, repartimos en tuppers las raciones que no vayamos a consumir inmediatamente y las guardamos en el congelador. Un truco para que, cuando lo descongelemos, adopte la misma textura que tenía originalmente es que lo calentemos mucho. De esta forma, al removerlo recuperará perfectamente su consistencia. El inconveniente es que luego tendremos que dejarlo enfriar antes de dárselo a nuestro peque. Yo en mi caso como soy un poco impaciente lo que hago es cambiarlo de recipiente. Finalmente, antes de dárselo de comer le añadimos unos 10ml de aceite de oliva virgen extra en crudo y terminamos de remover.

Espero que os guste tanto como a Evita 🙂

Recetas con los superalimentos: Puré de Brócoli

Recetas con los superalimentos: Puré de Brócoli

Hace poco leí aquí que hablaban de los superalimentos y me hice la misma pregunta que respondían en el artículo ¿qué son los superalimentos? Pues bien, nos son más que  una serie de alimentos que tienen unas cualidades nutricionales excepcionales y por ello son muy beneficiosos para nuestra salud. Tienen, en algunos casos, la capacidad de reducir el riesgo de enfermedades tan serias como el cáncer o problemas cardiovasculares. En el caso particular de los niños además de favorecer la creación de sus defensas, ayudan en su desarrollo físico y mental.

En este artículo del blog Pequerecetas habla concretamente de 10 alimentos. La mayoría de ellos ya sabíamos que eran buenos para la salud pero nunca nos paramos a pensar realmente qué beneficios nos aportan cada uno.

Después de leer el post me decidí a preparar una receta especial con cada uno de los alimentos por separado o combinados en una misma receta. Después se la daré a probar a mi peque y la compartiré con vosotros a ver qué os parece. La mayoría de alimentos los encontramos en la dieta de nuestros peques cada día, el único que la verdad nunca le he dado de comer a Evita es el polen. Haré algo de investigación y veré si es posible incluirlo en alguna receta para los más pequeños… Ya os contaré

Hoy voy a empezar con un puré de brócoli que contiene gran cantidad de antioxidantes, muy buenos para prevenir el cáncer, enfermedades del corazón, etc. Además tiene muchas vitaminas, merece especial interés la cantidad de vitamina B que tiene un efecto tranquilizante, que ayudará a los más peques de la casa a relajarse y dormir mejor.

En esta receta en particular, además del Brócoli usaremos otro
superalimento
: el aceite de oliva. Tiene muchas propiedades beneficiosas
entre las que destacan que mejora la absorción del calcio en el
intestino, disminuye el colesterol total y es muy bueno para el corazón.

Los ingredientes que vamos a necesitar para realizar este puré son:

Simple, ¿verdad? Todos los purés los hacemos con la Thermomix, una de las mejores compras que he hecho en mi vida, sobre todo desde que tenemos a la peque. Nos encanta prepararle los purés caseros con ingredientes de primera calidad. Los pasos que seguimos son los siguientes:

1- Sofreímos la cebolla: Nosotros ANTES calentamos el aceite a temperatura varoma durante 4-5 minutos. Así se consigue que la cebolla quede realmente sofrita y no con sabor a “crudo”. Una vez caliente el aceite añadimos la cebolla en cuartos,  la dejamos 1 minuto aproximadamente a temperatura varoma y luego la trituramos a velocidad 5 durante 5 segundos y la dejamos otros 2 minutos más a 100º (así prevenimos que no se queme).

2 – Añadimos el brócoli, el calabacín y las patatas en trozos medianos (para que quepa todo en el vaso de la Thermomix). Añadimos también dos cubiletes de agua. Lo picamos todo a  velocidad 4 durante 30 segundos o hasta que todo esté picado muy pequeño de forma uniforme. El tiempo puede depender de la cantidad de verduras o lo grandes que sean.

3 – Cocinamos durante 13 minutos a 100º velocidad 1. Hay que fijarse en que se remuevan todas las verduras para que se cuezan por igual. En caso de que veamos que no se remueven bien, podemos aumentar la velocidad a 2 o incluso a 3.

4 – Añadimos los quesitos y programamos 4 minutos velocidad 10 sin temperatura para que quede una crema suave.

El resultado es un puré con una textura muy cremosa que a Evita le encanta. Nosotros le damos  unos 150 ml de cena de primero y luego lo completamos con un poco de fiambre bajo en grasa (pavo, jamón de jork) o una tortillita francesa. Luego un lácteo y a la cama a dormir :).

Con estas proporciones nos saldrán varias raciones que podremos congelar
sin ningún problema. De hecho yo tengo el congelador lleno de tuppers
de comida de Evita etiquetados con lo que tienen dentro y la fecha de congelación. Este sistema nos resulta de lo más cómodo. Para marcarlos utilizamos esparadrapo de papel (lo venden en cualquier farmacia) y un bolígrafo. Es muy fácil escribir encima y se quita sin problemas.

Espero que os  guste.