¿Cómo elegir un hosting para tu WordPress?

¿Cómo elegir un hosting para tu WordPress?

Vale, ya conoces nuestra opinión sobre por qué elegimos mantener nuestro blog en Blogger. Sin embargo, existen muchos casos en los que es aconsejable construir tu blog en WordPress. Si ésta ha sido tu decisión, el siguiente paso será elegir un servicio de hosting donde alojarlo.

Hemos ayudado a unos cuantos amigos a montar sus blogs y hemos experimentado con bastantes proveedores. Esta experiencia nos ha servido para saber cuáles son los 3 factores que debes conocer antes de comprometerte con un servicio.

Elige un hosting compartido

Tu primera duda deberá ser si escoges un hosting compartido o un servidor dedicado. La diferencia es como ir a trabajar en autobús o en coche propio. Para poder utilizar un coche propio, tienes que dedicar más dinero y tienes que saber conducir. Si no sabes gestionar un servidor dedicado, será imposible que montes tu blog en uno. Su precio parte de los 7.5 euros al mes, si estás interesado, en Digital Ocean tienen unos precios excepcionales. Sólo te aconsejamos esta opción si tienes un alto nivel de conocimientos técnicos para instalarlo y mantenerlo adecuadamente.

Bien, ya lo has decidido, quieres que tu blog funcione, pero no tienes ni idea de cómo montarlo de cero por tu cuenta. Tu opción es el hosting compartido. Empiezas a mirar proveedores y te encuentras listas infernales de características. No tienes que preocuparte por todo esto, afortunadamente, todas las ofertas sirven para alojar un blog, sólo debes echar un vistazo a 3 aspectos que van a ser clave en un futuro.

3 aspectos para evitar dolores de cabeza

Si tu blog es nuevo, cualquier hosting va a ser capaz de resolver tu problema, sin embargo, en muy poco tiempo te vas a encontrar con problemas. Si tu intención es migrar los contenidos desde una plataforma gratuita (wordpress.com, blogger, etc), no te sirve cualquier opción. El día que te des cuenta de que no sirve, tendrás que migrar tus contenidos de proveedor o pagar una cara ampliación. Creedme cuando os digo, que nunca viene bien hacer una migración de proveedor. Para evitar estos problemas, fíjate en estos 3 aspectos:

  1. Espacio en disco. Existen ofertas de hosting que te ofrecen 400 megas de espacio. Un blog tiene unas necesidades bastante más elevadas, sólo con las imágenes de unos pocos meses necesitarás mucho más. Fíjate que puedas disponer de varios gigas (10G es una buena cifra) o, al menos, que las ampliaciones sean económicas. No puede ser que tengas más espacio para las fotos en tu móvil que en tu blog.
  2. Transferencia de datos. Hay proveedores que limitan la cantidad de datos que puedes descargar de tu blog. Cada visita que tengas se descarga datos. 5 gigas no va a ser suficiente. Lo malo es que cuando llegas al límite el proveedor cierra tu blog hasta el mes siguiente. Olvídate de posicionarte en Google o adquirir compromisos si no puedes garantizar que tu blog estará levantado todo el mes.
  3. Precio. Vale, no necesitas que te diga que el precio es importante. Pero fíjate en el compromiso de permanencia, a veces se anuncian precios económicos al mes, pero sólo si contratas 2 años. ¿Tu sabes cómo van a cambiar las necesidades de tu blog en 2 años? Para mi un compromiso de 6 meses ya es tirar dinero.
¿Ya has utilizado un proveedor de hosting compartido anteriormente? ¿Has tenido problemas relacionados con estos puntos o has tenido problemas diferentes?

Juan Pablo T.

(function() {
var po = document.createElement(‘script’); po.type = ‘text/javascript’; po.async = true;
po.src = ‘https://apis.google.com/js/platform.js’;
var s = document.getElementsByTagName(‘script’)[0]; s.parentNode.insertBefore(po, s);
})();

Amazon nos enseña qué es el marketing de contenidos

Amazon nos enseña qué es el marketing de contenidos

¿Cuánto puede costar que tu marca aparezca en horario de máxima audiencia en todas las televisiones del mundo, en todos los periódicos (en papel y electrónicos) e incluso que aparezcan personalidades como Bill Gates o el gobierno de los EEUU hablando de tu marca? No hay duda de que es imposible conseguir una promoción de estas características en plena campaña de Navidad. ¿De verdad?

Esta semana saltó a la actualidad una noticia bastante singular: Amazon, el gigante de comercio electrónico, planeaba realizar los envíos mediante drones dentro de 4 o 5 años. Todos pudimos ver a Jeff Bezos -fundador de Amazon- contándonos cómo planeaba sustituir las furgonetas y los repartidores por pequeños helicópteros no tripulados que dejarían caer los paquetes en los jardines de las casas americanas.

Las imágenes demostraban que no se trataba de una noticia auténtica. ¿Es posible que Amazon lleve años investigando esta técnica de reparto y nos enseñe un inestable artefacto que te puedes construir tú mismo por unos 200€? Si estás interesado, puedes encontrar aquí tus piezas.

Si lo pensamos detenidamente, Amazon no es un líder del mercado en aeronáutica o en robótica. Es líder del mercado en comercio electrónico y gracias a esta noticia, todos nos enteramos de que Amazon puede enviarte a tu domicilio cualquier producto en menos de 2 días en plena campaña de Navidad.

Este caso extremo nos enseña cómo podemos conseguir una campaña con repercusión internacional con un bajo presupuesto. Yo mismo he contribuido a esta campaña con este post, pero pienso que vale la pena reconocer el trabajo bien hecho.

Lo cierto es que, hoy en día, la promoción que mejor funciona es la que se basa en la generación de contenidos, la publicidad tradicional es invasiva. Por ejemplo, estoy viendo una serie en la tele y me ponen unos anuncios que me interrumpen hasta el punto de dejar de ver la tele. ¿Pensamos que es la mejor forma de darnos a conocer a nuestros consumidores o clientes? El marketing de contenidos, nos propone generar información útil para los consumidores potenciales y que sean ellos  mismos quienes demanden esta información. Es decir, es mejor convertirse en el contenido, que invadirlo de forma brusca.

Os invito a que observéis en detalle las estrategias de TVE para introducir patrocinios sin incorporar anuncios o publicidad directa. Esta cadena se está convirtiendo en un escenario magnífico para promocionar productos desde que el gobierno impidió la publicidad directa. ¿No os habéis dado cuenta? ¿Sabéis que denominación de origen de vinos españoles patrocina la serie de televisión Gran Reserva?

¿Sabríais decirme otras campañas de contenidos que hemos visto recientemente?

(function() {
var po = document.createElement(‘script’); po.type = ‘text/javascript’; po.async = true;
po.src = ‘https://apis.google.com/js/platform.js’;
var s = document.getElementsByTagName(‘script’)[0]; s.parentNode.insertBefore(po, s);
})();

Madresfera

Madresfera

Madresfera se acabó tal y como todos lo conocisteis hasta este verano. Estos días se cumple un año desde que 3 personas decidimos juntar un software y una marca, pero sobretodo muchísima ilusión para poner en marcha un proyecto apasionante. El escaparate de Madresfera eran sus miembros. En un año conseguimos pasar de 400 a 2200 usuarios (entre bloggers y marcas) que se reunían en torno a nuestra web y nuestras redes sociales para poner en común sus necesidades, gustos, sentimientos y negocios.

Para nosotros ha sido una experiencia increíble. Los usuarios y los clientes se convirtieron en miembros de nuestra familia. La ceremonia del ranking no faltaba nunca el domingo por la mañana: desayuno para todos mientras revisábamos los datos de los blogs para asegurarnos de que todo estaba OK. A eso de las 9 de la mañana y con los dibujos de Clan TV de fondo, publicábamos el ranking para que las familias blogueras pudieran desayunar con su posición sobre la mesa. El 8J fue un sueño hecho realidad. Nos conocimos, hablamos, aprendimos, «comimos», y al final de la noche una cena y unas copas. Durante este año, además, hemos montado un montón de excusas para vernos y colaborar: reuniones, eventos, charlas, respondido cualquier tipo de correo, dado soporte a cualquier hora, el mReader, las pruebas de producto, los cafés madresféricos, el tema de la semana, etc.
Por fin llegaba la recompensa a nuestro trabajo, empezábamos a facturar a buen ritmo y el dinero entraba en la cuenta. Ahh, la cuenta, esa cuenta estaba a nombre de nuestra socioamiga, de la misma manera que nosotros éramos los administradores del servidor madresférico. Llegó el momento de ponerlo todo a nombre de una sociedad común. Pasaban los días, las semanas y no encontrábamos el momento de pasar por el notario.

Lo siguiente que supimos es que la empresa Empel Networks (@empelnetworks) era el nuevo administrador del servidor. ¿Cómo pudo ser? La factura estaba a nombre de ella, como todo lo que tenía que ver con finanzas. Con lo que a los ojos del proveedor éramos meros empleados.

Hubo muchas llamadas, mensajes y whatsapps, todos sin respuesta. Una semana más tarde recibimos un burofax de una abogada del despacho Ad&Law (@AdLawFirm). Suponíamos que querían centralizar la comunicación desde el despacho, pero nunca conseguí que me cogiera el teléfono. Tuvimos que contratar un abogado que intentó concertar una reunión para liquidar los temas pendientes, pero nunca recibió respuesta.
Aunque la herida no termina de cerrar, ya tenemos bastante perspectiva para saber que no podemos arrepentirnos de la experiencia vivida. El proyecto era alucinante (tanto técnicamente como socialmente). El resultado final ha sido sólo culpa nuestra, no se puede construir nada hoy en día basándose en la confianza. Sobre este punto hemos aprendido mucho (si no has vivido una experiencia parecida ya no tienes excusa para caer en la trampa). Pero sobre bloggers, agencias, campañas y, en especial, sobre personas, hemos aprendido muchísimo. Nos llevamos grandes amistades! Gracias a todos.

Como en toda película basada en hechos reales siempre quedan para el final los «¿qué pasó con … ?»

¿Qué pasó con el software y los datos de los bloggers de Madresfera?

Afortunadamente, Empel Networks no bloqueó todos los accesos al servidor y pudimos retirar nuestro software un par de horas antes de que nos anularan por completo. Dicho software tiene todos los derechos reservados por nosotros, por lo que debemos protegerlo de usos no autorizados. Nunca se nos pidió el consentimiento para seguir usando el software de la plataforma. Los datos de los usuarios fueron recogidos bajo la protección de una persona que no éramos nosotros (como así constaba en los términos legales), por este motivo se quedaron en el servidor de Amazon cuya custodia estaba ahora en manos de Empel Networks, nuevo administrador de la máquina. No fueron copiados, ni eliminados por nuestra parte.

¿Qué pasó con el dinero de los beneficios y de cuánto dinero se trata?

El dinero quedó en sus manos al 100%, nunca fue repartido con nosotros de acuerdo al convenio suscrito hace ahora un año (al 50%). La cantidad no es muy alta para un año de trabajo, pero tampoco es despreciable. Podría servir para pagar el hosting de todos los blogs WordPress de Madresfera durante más de 1 año (echen cuentas).

¿Qué pasará con Madresfera?

Continuará su actividad, sin duda. La idea permanece sin diferencias, se construirá una plataforma nueva con distintas características. La potencia está en los miembros, y las marcas demandan los servicios.

Ayer Madresfera se pronunció sobre lo ocurrido y eso ha hecho que por alusiones, lo hagamos nosotros. El motivo principal es aclarar que nosotros no dejamos el barco de Madresfera por nuestra voluntad dejándola desamparada, la decisión fue sólo suya. Luchamos por el proyecto hasta el final, incluso después de que ella intentará romper el acuerdo inicial. El mismo día que pasó todo, Laura se pasó horas organizando las participaciones de los 1000 madresfericos, cuyo resultado se iba a publicar esa misma tarde-noche. Creemos firmemente que las cosas se deberían haber hecho de otra manera, lo mínimo de frente y hablando. Hemos intentado comentar en su blog dejando nuestro punto de vista, pero no han aparecido publicados.

No nos queda más que agradecer a todos el apoyo mostrado y abrir el turno de comentarios para que puedan preguntar y opinar.

JuanPa

Lo mejor de nuestro viaje

Lo mejor de nuestro viaje

A la vuelta del viaje, todo el mundo pregunta lo mismo: ¿Qué es lo que más os ha gustado?

Es difícil elegir un único momento, una única ciudad o un único paisaje. Estados Unidos es un país que hay que conocer en su conjunto. Su tamaño y diversidad hace que cada zona tenga algo de interés. Sin embargo, lo que más nos sorprendió fue Arizona en general. Supongo que ambos nos esperábamos un paisaje desértico, habitantes poco abiertos y en el Gran Cañón esperábamos ver un gigantesco terraplén con un río al fondo. Nada más lejos de la realidad, el paisaje lo forman cadenas montañosas de formas y colores increíbles. La gente es abierta y simpática, acostumbrada al turismo pero de una forma modesta. Existen suficientes pueblos a lo largo de sus carreteras (todas por las que circulamos de buena calidad), mercadillos navajos, hoteles de todas las categorías, campings, etc.

El Gran Cañón es un parque inmenso con un fenómeno natural que todo el mundo debería poder ver una vez en la vida. Está considerado como una de las maravillas naturales del mundo y con razón. El cañón fue creado por el río Colorado, cuyo cauce socavó el terreno durante millones de años. Tiene unos 446 km de longitud, cuenta con cordilleras de entre 6 a 29 km de anchura y alcanza profundidades de más de 1.600 m. Cerca de 2.000 millones de años de la historia de la Tierra han quedado expuestos mientras el río Colorado y sus tributarios o afluentes cortaban capa tras capa de sedimento al mismo tiempo que la meseta del Colorado se elevaba.

Existen un montón de miradores. Todos son impresionantes, algunos están muy frecuentados, pero otros permiten disfrutar del cañón prácticamente en soledad. Además, existen rutas a pie, en coche (no sirve cualquiera), y excursiones en lancha, helicóptero y avioneta. Estoy seguro de que cualquiera de ellas vale la pena y permitirán disfrutarlo desde distintas perspectivas. En un viaje concreto habrá que elegir la que más se ajuste a intereses, precios, ruta y tiempo disponible.

Nosotros ya hemos apuntado para una próxima visita: nos apetece verlo desde abajo, probablemente una excursión en lancha y el Skywalk. Se trata de un mirador que sobresale del borde del cañón con el suelo de cristal.

Además del Cañón, Arizona ofrece muchos otros puntos de interés, algunos pudimos verlos y otros han quedado pendientes para la próxima visita. Es muy recomendable pasar unos días disfrutando de las actividades que ofrece Page y el Lago Powell. Existen en total 25 parques y monumentos nacionales. Tiene, además, un buen número de ciudades y pueblos encantadores como Williams o Sedona.

En resumen, Arizona ofrece por sí misma suficientes destinos y entretenimientos como para ser objeto de un viaje en exclusiva.

Fin de vacaciones

Bueno, esta entrada la escribo ya desde casa. Resumiendo, la vuelta ha sido agotadora. Ha tenido dos partes, la primera a toda prisa, y la segunda muy lenta.

Ayer por la mañana nos levantamos temprano para cerrar las maletas, recoger el coche del parking, hacer el checkout del hotel y despedirnos de la playa, que nunca se sabe cuánto tiempo pasará hasta que volvamos a verla. Ya con el tiempo justo hacemos el camino en coche al aeropuerto y no conseguimos encontrar una gasolinera, no hay problema, al devolver el coche en la terminal de Herz del aeropuerto, nos cobran 17 dólares en concepto de la gasolina que le falta al depósito. Después nos ofrecen un autobús que nos lleva a la terminal de Continental para coger el avión.

La siguiente barrera la encontramos al facturar el equipaje. El sistema informático se cae una y otra vez sin permitirnos imprimir las etiquetas de las maletas. Mientras, tenemos tiempo de pesar tranquilamente las maletas, una pesa 54 libras y la otra 43. Si no conseguimos que ninguna supere las 51 libras nos cobrarán 50 dólarés de sobrepeso. Así que cambiamos de maleta un par de vaqueros y unos botes de cosmética e higiene. Resultado: la maleta grande pesa 50 libras y la pequeña 47. Al final nos imprimen las etiquetas de las maletas manualmente, eso sí, las facturamos con destino Madrid aunque hacemos escala en NY. Ya sólo quedan 45 minutos para que salga el avión.

Pasamos el control de policía con registro de mochila incluido, compramos un café para desayunar y vamos directos a la puerta de embarque. Siguiente problema: retraso de casi 3 horas por problemas metereológicos en Chicago (aeropuerto de origen del avión que cogeríamos). Finalmente, el retraso en embarcar se queda en una hora y media. Después, problemas mecánicos (parece ser que un agujero en el fuselaje cerca del depósito de carburante), nos retrasamos una hora más en salir.

Unas 6 horas de vuelo después llegamos a Nueva York. Con solo 30 minutos para coger el siguiente avión, cuando habíamos previsto una tranquila escala de 3 horas. Por suerte, se retrasa 30 minutos más y podemos coger el avión y nuestras maletas también. Algunos de nuestros compañeros de vuelo no tienen tanta suerte y pierden sus conexiones. Como conclusión sacamos, como siempre, que el trasporte aéreo es el que causa más frustraciones a los usuarios: retrasos, esperas, traslados desde las ciudades a los aeropuertos, falta de seriedad de las compañías y gestoras de aeropuertos; son algunas de las causas de dichas frustraciones.

Por delante nos queda recoger las maletas, quedar con familia y amigos, poner innumerables lavadoras, hacer la compra de reabastecimiento y recuperarnos del jetlag. Todo esto mientras nos lamentamos de lo cerca que está la vuelta al trabajo. Sin embargo, la experiencia, siempre compensa.