Es curioso que cuando escribí el primer post sobre la habitación de Eva, fue porque la iba a cambiar, ya era mayor, y necesitaba una camita de niña. Ahora me pasa un poco lo mismo, Eva ha crecido, y su cama me parece pequeña para ella… y para nosotros!

¿Y por qué digo para nosotros? Desde que Eva era pequeña, cuando se levanta a media noche en vez de ir a su cuarto y quedarnos con ella hasta que se duerma, nos la llevamos a la cama con nosotros para seguir durmiendo todos del tirón. Cuando abultaba poco, la cosa era bastante sencilla, incluso cómoda. Lo cierto es que nos encantaba tenerla cerquita. Ahora que ya ocupa bastante, y que sabe cómo clavar el codo al más puro estilo pressing catch para hacerse hueco, la cosa se complica…bastante.

La solución perfecta para nosotros sería que cuando Eva se viniera a nuestra cama, y no nos dejase dormir, uno de los dos cogiera su almohada y migrase a la de ella. El problema que tenemos con esta solución es que su actual cama mide 70×170 cm y se nos queda un poco pequeña. No es que seamos muy altos, pero es bastante incómoda, que ya lo hemos intentado.

Así, con este escenario, hemos decidido comprar una nueva cama, una de mayores, de 90×190 y jubilar la antigua. Al comprar una cama nueva, más grande, seguramente nos tocará redistribuir varias cosas y la habitación ya no será lo mismo. Supongo que en estos momentos de cambio es cuando me entra una extraña sensación de nostalgia y trato de guardarme un recuerdo cómo era antes, en este caso en forma de imágenes.

Aprovecho además para compartir con vosotros cómo ha sido la habitación de Eva desde que tenía 2 añitos hasta ahora.






En las fotos todo está muy ordenadito, pero la realidad de nuestro día a día es bien distinta:

Como conclusión y para aquellos papis que hayáis aterrizado aquí buscando ideas para decorar los cuartos de vuestras peques, os recomiendo saltaros este paso. Es decir, lo mejor es pasar directamente de la cuna a una cama grande. No merece la pena el gasto intermedio. Nosotros compramos la camita del ikea de ese tamaño, porque antes vivíamos en una casa mucho más pequeña que la que tenemos ahora, pero si os cabe la grande, yo me la compraría directamente sin dudarlo, y cuanto más grande, ¡mejor!

Un saludo!!!