La semana pasada nos ofrecieron la posibilidad de probar la colección Mega Blocks Barbie con Eva y nos encantó la idea.

A Eva siempre le han gustado las construcciones y ahora lo que más le gusta del mundo mundial es todo lo que sea rosa. Así nada más ver la caja de Barbie con la caravana rosa casi se vuelve loca de la emoción!

Tengo que admitir que acostumbrada a las piezas de construcción grandes, las que son especiales para niños menores de 3 años, cuando abrimos la caja y vi ese montón de piezas tan pequeñas me temblaron las piernas sólo de pensar en lo que nos iba a costar montar todo eso.

Sin embargo, nuestro primer contacto con el mundo de la construcción con piezas pequeñas ha resultado ser bastante satisfactorio. Eva no está preparada para montar ella sola una composición de este tipo, quizá algo de inspiración libre sí, pero desde luego una caravana con todo este lujo de detalles no. Así que decidimos jugar en equipo, la mecánica que seguimos fue la de ir construyendo la caravana paso a paso, tal y como decían las instrucciones, sin saltarnos ni uno, fue como si fuésemos leyendo un cuento interactivo.

Cogimos el manual, lo plantamos junto a la caja de piezas con todas ellas desparramadas y comenzamos a construir. Yo le iba señalando a Eva la siguiente pieza o piezas que necesitábamos y ella las iba buscando eficazmente entre la maraña. Cuando conseguía encontrarlas sin ayuda, lo celebrábamos por todo lo alto. Después, mirando la imagen intentaba que ella misma la colocase y así pasito a pasito fuimos logrando montar tooooodas las piezas.

Tardamos 3 días, no vayáis a pensar que nos pasamos 72 horas buscando y poniendo piezas… Decidimos jugar por períodos cortos, para evitar que se cansara demasiado y porque el juego al final le gustaba tanto que intenté alargarlo todo lo posible.

Después de terminar Eva estaba tan orgullosa que se pasó jugando solita con la caravana un buen rato y yo encantada de verla tan satisfecha.

En resumen, creo que es un juguete genial, lo vamos a disfrutar mucho seguro y en el futuro Eva tendrá muchos más de este estilo.


Un abrazo!