Sé que muchas veces soy muy gruñona, que siempre estoy cansada y que nunca tengo tiempo para nada, pero hoy no quiero dejar pasar el día sin decirte lo mucho que te quiero. Y lo quiero hacer dedicándote esta foto junto a tu preciosa nieta, pringada de chocolate hasta las cejas.