Hoy quiero hablaros de un tema que me ha preocupado toda la semana. Para los que me seguís en twitter como @baseechoblog, sabréis que nos está costando un poco el tema de dejar los pañales. Nuestra primera incursión en la materia, hace ya más de 3 meses, fue un auténtico fracaso. Yo no sé quién estaba menos preparada, si Eva o yo pero no pudo ir peor. Después de sufrir todos en casa un fin de semana de locos, Eva no quería ver ni en pintura orinales, wáteres o cualquier otra cosa que se le pareciese. Decidimos abandonar y dejarlo para más adelante.

Cada cierto tiempo nos recordaban en la guarde que Eva ya estaba en edad de decir adiós a los pañales, que estaba preparada y que no lo dejásemos pasar más tiempo, con tanta insistencia es normal que a los papás nos entren dudas y nervios por si no llegamos a tiempo al cole.

Después de la primera experiencia, lo cierto es que no me apetecía nada volver a intentarlo, pero después de muchas semanas sugiriéndonoslo sutílmente, me dijeron que era la única niña que quedaba con pañal de todos los de su clase. Con esto me sentí obligada a intentarlo de nuevo.

En nuestra guarde funcionan de la siguiente manera, le quitas el pañal de golpe el fin de semana y ya sólo se lo pones para dormir. Pase lo que pase no debes volvérselo a poner. Como la profe de Eva no me vió muy convencida ( y yo creo que por miedo a que volviese a tirar la toalla), me dijo que en vez del fin de semana empezásemos al día siguiente. Osea, hace ya 3 días.

El primer día en el cole al parecer no le fue mal, se hizo pis encima un par de veces, pero también usó el orinal. Sin embargo, en casa  no se quiso ni acercar. Todas las veces se lo hizo encima hasta que la pusimos el pañal ya para cenar e ir a la cama.

El segundo día fue mucho peor. Gastó las 4 mudas en la guarde y cuando la recogí estaba muy nerviosa, irascible. Aguantó bien la vuelta a casa en coche, pero cuando llegamos y fuimos al baño se hizo pis justo delante del orinal. No quería sentarse, lo rechazaba completamente. Tengo que admitir que perdí los nervios, me frustraba ver que ella sabía lo que tenía que hacer y que no quería hacerlo. La cosa no quedó ahí, luego quería hacer caca y quería hacerlo como siempre, agachadita agarrándome las manos (sí, siempre es así, ya sea en casa o en un supermercado, la última vez nos tocó en la sección de congelados…). Intenté convencerla de que lo hiciésemos en el orinal o el WC o en cualquiera de los 1000 cachivaches que he ido acumulando, pero no había manera. Al principio luchamos, ella se debatía entre hacérselo encima o aguantarse y yo por que lo hiciese donde debía. Se me hizo eterno, ella sufría y yo también, al final cedí y le ofrecí ponerse el pañal, pero tampoco quiso, así que como podréis imaginaros, acabamos haciéndolo encima… un show.

Muestra de los 1000 cachivaches que todavía siguen en casa
Este fue un fracaso, Eva lo desmontaba según lo veía Este se lo di a la madre novata para que lo probara N porque Eva no lo quería y tampoco le gustó. Conclusión: este modelo es muy incómodo

Ese día grité en busca de auxilio en las redes sociales y fuisteis muchas las que me tendisteis la mano. Me gustaría dar las gracias y un fuerte achuchón virtual a @entremadresblog, @Desmadreando, ‏@masalladlparque, @cjuntosconarte, @mamatambiensabe, @LManada, @Irenemore13, @Mousikh, @amolleda, @nirosaniazul, @peinetapintxomo, @infaneto, @LaMadreTigre, @mis2monstruitos, @Cuartoascensor, @ElRinconDeMixka, @victoriainfa, @OMIMIworld, @laimmj10, @DeColorAzulLila, @LaChicaPerika, @alcobadeblanca, ‏@CarolGG, @sardinasconp, @vinyetdf, @cronicasdeania, @SonyBrr, @pasandolopipa porque en ese momento su apoyo me sirvió de mucho, saqué muchas ideas y ordené otras tantas pero sobre todo recargué las pilas para enfrentarme con buen ánimo al siguiente día. En especial quiero agracecerle a Jaione ese hangout nocturno que tanto nos ayudó.

Me gustaría compartir aquí algunos de los libros que me recomendaron:

  • El orinal de Lulu, Camila Reid
  • ¡Tengo pipí!, Emile Jadoul
  • ¿Quién ha visto mi orinal?, Mary Mcquillan
  • ¡No quiero hacer pipí en el orinal!, Roser Rius
  • ¡Adiós al pañal! de Caillou 

Este último nadie me lo ha recomendado pero Eva es fan de Caillou y de hecho de todos los que le he comprado ha sido el que más le ha gustado. Le está ayudado mucho aunque probablemente no sea ni el mejor, ni el más bonito.

También os recomiendo visitar los enlaces que compartieron conmigo:

Gracias a toda la información que y el cambio que supuso en mi actitud, la situación ha cambiado. Eva parece que está más tranquila, siguiendo el consejo de algunas de ellas nos fuimos juntas a comprar un nuevo orinal elegido por ella. Después de probarlos todos se llevó el que nunca habría comprado yo, uno con forma de conejo y manillar incomodísimo para sentarse con ropa… De paso se llevó también un perrito de peluche del que se ha hecho inseparable y que creo que también le sirve de apoyo. También le compré algunos de los libros que me recomendasteis y le monté una biblioteca en el baño (otra de las sugerencias de las mamis tuiteras), nos sentamos y leemos mientras llega el pis. Y por último le compré pegatinas parecidas las que le ponen en el cole cuando hace pipí donde debe y se las pegamos al orinal cada vez que conseguimos algo. Nos está quedando de lo más tuneado.

El elegido
La biblioteca en plan muestrario
La biblioteca antes de que llegue Eva al WC



Estoy muy contenta y bastante motivada, al final creo que lo vamos a conseguir ¿cómo fue vuestra operación pañal?¿Tuvísteis alguna dificultad como nosotros?

Os animo a compartir los posts que hayáis escrito sobre el tema o si escribís alguno los próximos días con otras mamis a través del tema de la semana de hoy en Madresfera que como no podía ser otro que Adiós al pañal.

Un abrazo,