Hace ya casi un mes me llegó la segunda cajita de Nonabox. Una de las cosas que más me gustan de Nonabox es el elemento sorpresa.  Normalmente envío los paquetes a casa de mi madre porque es más fácil que esté allí para recogerlos. Cuando ella me llama y me dice que ha llegado algo para mí, me pongo hasta nerviosa y por supuesto le digo que me espere para abrirlo. Empieza a entrarme el gusanillo por saber qué será, ¿vendrán los muñequitos que tanto me gustaron? o ¿habrán incluido este mes el utensilio ese sofisticado que servía para mear de pie? ¡ay qué emoción! Entonces cuando llego a casa lo primero que hago es coger la caja, preparar la cámara y empezar a abrirla con cuidado. Es todo un ritual y me encanta compartirlo con mi madre, aunque en esta ocasión tuvimos que compartirlo con el gato también…

La cajita estaba tan llena que la revista Ser Padres no la pudieron meter dentro de la caja. Este mes los productos que más me han gustado han sido:

  • Los purés de fruta para llevar (Ella’s Kitchen Inicio Pera/Manzana), Eva se los comió estupendamente y son comodísimos.
  • Las toallitas MOLTEX , no las conocía y me ha encantado su olor
  • Los calcetines de Punto Blanco, son monísimos y no aprietan nada.
  • La miniatura hidratante facial de Babé, me viene perfecta para llevarla en el bolso porque ahora Evita tiene la boca un poco irritada 
El resto de cositas molonas de las cajas las podéis ver en las fotos y aquí.

Desde luego el valor real de la caja es muy superior a lo que cuesta la suscripción. Lo único que he echado en falta este mes, por decir algo porque la caja ha estado genial, ha sido algún juguetito para la peque. Los cochecitos de la caja de Agosto le encantan y no para de jugar con ellos. El mes que viene os contaré las sorpresas que trae la Nonabox de octubre. ¡Qué ganas!

Un abrazo,