De la antigua guarde de Eva he sacado pocas cosas positivas, pero sin duda reencontrarme con mi amiga Marta del cole fue la mejor. Recuerdo cuando nos vimos por primera vez, nos reconocimos al instante con nombre y apellidos. Nos costó un rato acercarnos, jeje, el paso del tiempo siempre te hace dudar de si la otra persona se acordará de ti, pero yo creo que a ambas nos hizo mucha ilusión volver a vernos. Ya no compartimos guardería, pero ahora que hemos recuperado el contacto procuramos vernos a menudo. Nuestros dos peques nacieron con pocos días de diferencia y se llevan estupendamente, qué digo estupendamente, yo diría que hay mucho “feeling“. Si no me creéis, aquí os dejo un testimonio gráfico del comienzo de lo que puede ser una bonita historia de amor 😉 (Atento pequeño Gremlin…)

Espero que hayáis disfrutado de la que espero sea sólo la primera viñeta de muchas, relatando las aventuras y desventuras de la pequeña Eva.

bXOXOssss