Se acabaron las vacaciones de Semana Santa y eso significa que ya casi está aquí el verano. En estas fechas empezamos a pensar en el calorcito y en lucir palmito. Con esto algunos nos damos cuenta que quizá  no estaría mal ponernos un pelín a plan… Hoy os voy a contar mi experiencia con el programa de adelgazamiento de Entulinea o como también es conocido en todo el mundo: Weight Watchers. Yo descubrí este programa hace muchos años gracias a una compañera de trabajo. Entonces acababa de llegar a España, ella me habló muy bien de su experiencia y me prestó sus libros para que probara. En aquella época me sobraban unos 8 kilitos y los perdí con relativa facilidad llevando una dieta ante todo equilibrada. De hecho, eso es lo bueno de este programa, no te prohibe comer ningún alimento, sólo te ayuda a alimentarte bien, incrementando la ingesta de alimentos saludables como frutas y verduras, y limitando la cantidad de grasas.

A mí lo que más me gusta es que es como una especie de ‘juego’. Se trata de ir componiendo tus menús sumando los puntos de los alimentos hasta completar tu capital diario, además ganas puntos extras haciendo ejercicio o simplemente caminar. Antes podías gastar otro día los puntos que no consumiste el día anterior. En la versión actual del programa, hay unos puntos extra semanales que puedes utilizar o no, son ideales para una comida fuera de casa o cualquier ocasión especial. A mi me encanta por ejemplo comer pizza los fines de semana y con esta dieta no me tengo que privar de eso.

Cuando tuve a mi hija hace ahora 18 meses me quedé con un sobrepeso de 7 kilos que me costaba mucho perder. Así que decidí retomar la dieta de los puntos. Como hacía muchos años que la había seguido y ya no tenía la documentación, decidí apuntarme al programa online que se llama Entulinea. La verdad es que ha sido una gran evolución con respecto a mi primera vez. Puedes llevar un registro de tus puntos online, crear recetas y guardar menús favoritos. Tienes acceso a un catálogo con todos los alimentos y sus puntuaciones así como a platos típicos, comidas de restaurantes, marcas comerciales, etc. Todo es muy fácil de utilizar. Además tienes detrás el soporte de toda una comunidad de gente que está haciendo lo mismo que tú. Te puedes comunicar con ellos a través de los foros o incluso puedes crear tu propio blog (yo hice el mío). Me suscribí en la modalidad de 3 meses con matrícula gratuita que sale por 45 euros. Estuve 5 mesecitos siguiendo el programa y fueron suficientes para perder mis kilitos de más. Después me desapunté para el verano porque ya no pensaba seguir estrictamente el programa y además las pautas saludables se me quedan grabadas en la cabeza por un periodo de tiempo aproximado de un año jeje.

Hace un mesecito me dí cuenta de que me estaba alejando del buen camino y estaba empezando a coger otra vez unos kilitos. Me sobraban 2 pero ya de paso no me importaba perder un tercero de cara al verano así que decidí volver a apuntarme. Ahí estaban mis menús personalizados, recetas, mi blog y todas mis cosas tal y como las había dejado. Como si nunca me hubiese ido. Esta vez ya he perdido 1,2 kilitos y para el verano seguro que pierdo lo que quiero.

Por eso lo recomiendo, porque lo he probado y porque funciona. Porque Entulinea me hace comer bien. Yo estoy encantada.