¿Os acordáis que hace unas semanas os conté que mi hija abandonaba finalmente la guarde aquí? Pues hoy escribo esta entrada para comunicaros que es lo mejor que podía haber hecho.

Son muchas las opiniones que estoy escuchando últimamente de que no es necesario ni bueno para los niños llevarlos a las escuelas infantiles antes de los 2 ó 3 añitos (un ejemplo aquí). Pese a la antigua creencia de que se espabilaban más, aprendían más rápido o incluso que era bueno para su sistema inmunológico estudios recientes se alejan mucho de estas opiniones. De hecho están surgiendo varias iniciativas como las madres de día que promueven la crianza con apego, es decir, una crianza basada en el cariño y el contacto constante con la madre o con una persona que adopte un rol similar en los períodos de tiempo que ella no pueda estar presente. En mi caso, como os comenté, he adoptado una solución personalizada. Mi objetivo era que la niña estuviera muy bien atendida y que recibiera todo el cariño necesario (y más que el necesario que para eso es gratis) y que además recibiera los estímulos adecuados para su edad. La parte del cuidado y el cariño estaba totalmente cubierta por mi madre, es decir, la ABUELA y lo pongo con mayúsculas porque no me cabe duda de que quiere a mi hija tanto como yo,  diría sin pestañear que la quiere más que a mi, jeje. Osea que no le faltan mimos ni atenciones.  Sin embargo, mi madre no tiene 20 años y no puede estar al 100% todo el día con un terremoto de 18 meses que no para quieta ni un minuto. Así que decidimos buscar a una persona con preparación para que adoptara el rol de educadora y compañera de juegos. Su único cometido durante 4 horas y media al día es jugar con nuestra hija, cantar canciones, pintar, bailar, y cualquier actividad que pueda aportarle algo. También se ocupa de atenderla ese tiempo con las comidas y los cambios de pañales, así como hacer hincapié los hábitos de higiene y comportamientos adecuados en cada momento. Todo ello con la supervisión de la abuela.

Para mí es una tranquilidad, sé que la niña está perfectamente en todo momento y no tengo las dudas que cualquier papá o mamá pueda tener al dejar a su hijo con una desconocida. Además, mi madre descansa y está con más energías para cuando se queda sola con la niña. Por eso creo que ha sido la solución perfecta para todos. La niña ya lleva 3 semanas sana, no tiene mocos, está contenta y come estupendamente. Cuando estaba en la guarde iba 3 días y luego se tiraba 2 semanas en casa malita, después caía mi madre y luego alguno de nosotros, si no los dos. Así que la diferencia es considerable.

Nosotros hemos encontrado a Sara, así se llama nuestra nueva amiga, poniendo un anuncio en Canguro en Casa . Al final sale un poco más caro que la guardería, sobre todo si tienes el cheque de ayuda para las guarderías de la Comunidad de Madrid, pero nos ha compensado muchísimo. A quien no ha compensado tanto es a nuestro farmacéutico…

Un abrazo,