Para nuestro último día en NY teníamos una serie de objetivos previstos: Metropolitan Art Museum, Central Park y Quinta Avenida.

Decidimos empezar por el Metropolitan porque abre las 9.30 h, sin embargo, las tiendas, siendo domingo abren a partir de las 11.00. Después de desayunar, cogemos la línea de metro que nos deja en el Upper East Side a la altura de la 86th. Tenemos que recorrer tres manzanas en dirección al oeste hasta llegar a Central Park. Al ser domingo por la mañana, todo el mundo por la calle va equipado para practicar footing por Central Park o cargando con cochecitos de niños, sorprendentemente, la mayoría de ellos son dobles: mellizos o gemelos.

Enseguida alcanzamos la puerta del Metropolitan, el precio son 20 dólares por persona, siempre, teniendo en cuenta que es una donación, ya que oficialmente, la entrada es gratuita. El museo es enorme, y está muy bien organizado. Es necesario coger un plano a la entrada y estar situado en todo momento. Tuvimos tiempo de hacer una pasada general por todo el museo. Lo más destacable: colecciones de arte africano, pinturas de arte moderno incluyendo Picassos y Mirós. Decoraciones de palacios europeos y la colección egipcia, incluyendo un templo completo. Además de esto, si el tiempo lo permite, es muy aconsejable una visita a la terraza del último piso, donde hay unas vistas panorámicas de toda la ciudad sobre Central Park.

A la salida del museo, emprendemos la marcha hacia la Quinta Avenida atravesando buena parte de Central Park. El ambiente, al contrario que en la anterior visita (era primavera y laborable), es muy familiar, deportivo y turístico. Hay gente haciendo picnics con toda la familia, celebrando cumpleaños infantiles y practicando yoga o taichí. Así mismo, también encontramos muchos turistas visitando el zoo, descansando, paseando o entreteniéndose con las ardillas como nosotros.

Finalmente, alcanzamos la Quinta Avenida y no nos resistimos a entrar en la Fao Swartch. Se trata de una juguetería famosa por la película de Solo en Casa, por el piano gigante que se toca pisándolo, también conocido por la película Big.

Hoy realizamos la parada para comer en una cafetería situada en un lucernario, lleno de bambús, en los bajos del Trump Tower, entre la Quinta Avenida y Park Ave.
Después de comer, dedicamos la tarde a recorrer las tiendas de la Quinta Avenida, desde Central Park hasta la 42th. Algunas de las tiendas que sufrieron nuestra visita, fueron: Sony, Tiffanys, Diesel, Juicy Cuiture, Armani AX o Gap.

La tarde de compras terminó, inevitablemente, en el hotel, descansando un poco y buscando un restaurante recomendado por Internet para cenar por los alrededores. El restaurante elegido fue una pizzería con ambiente americano en la 2th. Fue una buena elección por calidad y precio. Nos iremos pronto a dormir porque mañana el vuelo a San Francisco sale a las 11.20h y tenemos que estar en marcha a las 8.00h.