Hoy hemos cruzado el continente americano y hemos visto el Pacífico por primera vez en nuestra vida. El viaje ha sido largo, 6 horas de vuelo, sólo dos horas menos que el viaje de Madrid a NY. También era la primera vez que cogíamos un vuelo doméstico en USA. Todo es mucho más fácil: no hay control de inmigración, ni de pasaportes y la seguridad de equipajes y objetos es menos estricta que en Europa.

Continental estaba experimentando overbooking en los vuelos a San Francisco y decidieron ofrecer 300 dólares a cada viajero que decidiera posponer el viaje unas horas voluntariamente. El problema es que eran 300 dólares a gastar en otros vuelos de Continental.

En el aeropuerto de SFO cogemos un taxi para llegar al centro de la ciudad: 34 dólares. El hotel está situado en una zona perfecta, muy cerca de la Union Square. Se llama Westin Market Street. Al llegar, el trato ha sido excelente. Nos han colocado en una habitación en la última planta (la 36) con unas vistas sólo mejorables cambiando el hotel de localización: la imagen de la derecha está sacada desde la ventana de la habitación. La habitación tiene un tamaño adecuado, el baño es amplio y tiene todos los accesorios. El único inconveniente puede ser que en el minibar no puedes tocar nada porque te llega el cargo automáticamente a la tarjeta de crédito. Lo solucionamos pidiendo una nevera aparte (en 20 minutos nos la suben) para poder guardar nuestras cosas.

Salimos a dar un paseo por los alrededores. Ya comprobamos que estamos en la mejor zona de tiendas y con muchos restaurantes. Descubrimos otro inconveniente: el frío. Dicen que hay entre 13 y 20 grados, pero con un viento frio que disminuye la sensación térmica unos 5 grados.

Para conectarnos a internet, sin embargo, todo son pegas. En el hotel tiene un precio bastante elevado y no hay WiFi gratis en los alrededores. Investigando un poco, encontramos una posibilidad satisfactoria: la tarjeta Starbucks. Se trata de una tarjeta prepago para cafés, la compras con 10 dólares, por ejemplo, y ya puedes utilizar WiFi gratis durante dos horas diarias en todos los HotSpots de AT&T: Starbucks, McDonalds, Aeropuertos, etc. Hay que cargar la tarjeta de Starbucks una vez al mes para que la cuenta continúe activa.

El plan de mañana hacer un recorrido por la ciudad visitando las zonas más representativas. Incluye montar en el tranvía de vuelta (a ver si llegamos a tiempo de coger uno de los de la tarde). Ya os contaremos.