Hoy hemos cargado todos nuestros trastos en el Mustang y hemos cogido la carretera, saliendo de San Francisco en dirección a Oakland. Nuestro objetivo para el día era llegar a Mammoth Lakes atravesando el parque nacional de Yosemite. Ahora puedo decir que el objetivo ha sido alcanzado. Sin embargo, la ruta ha sido bastante dura.

Al principio circulábamos por una carretera de 4 carriles para cada sentido. A la salida de Oakland hemos encontrado un poco de atasco. Más tarde hemos estado circulando durante unos 70 kilómetros por una carretera de un sólo carril por sentido, pero con otros carriles para salir y entrar. La circulación seguía siendo rápida. Durante este trayecto el paisaje estaba dominado por campos de cultivo de maíz, entre otros. Graneros y granjas como los de las películas y viviendas unifamiliares con cipreses y palmeras. Muy frecuentemente había comercios pegados a la carretera: wendys, mcdonnals, markets y muchas gasolineras.

Finalmente hemos llegado a comer a un pueblo que hay a la entrada de Yosemite. Hemos encontrado una cafetería que servía ensaladas, sandwiches y tartas caseras. La verdad es que estaba todo riquísimo y nos ha salido por 17 dólares.

Después de comer hemos entrado en Yosemite. La carretera se estrecha, habitualmente había un precipicio a uno de los lados y siempre era cuesta arriba o cuesta abajo. Las curvas eran cerradísimas. No se podía conducir por encima de los 50 km/h.

La verdad es que el parque nos ha impresionado. Hemos visitado los puntos más interesantes (salvo Mariposa: quedaba un poco lejos y no teníamos tiempo ni ganas de seguir por esa carretera). Había miradores cada 500 metros, algunos con aparcamiento y baños, normalmente los más populares. Otros eran un pequeño ensanchamiento de la carretera sin asfaltar para poder parar a echar un vistazo por el desfiladero. La vegetación también era impresionante. Podéis ver las fotos del álbum completo pulsando en alguna de las imágenes. Nos ha sorprendido el calor dentro del parque en relación al frío que teníamos en San Francisco.

Para llegar a Mammoth Lakes hay que atravesar 130 kilómetros más de un puerto de montaña (primero subirlo y luego bajarlo). Pero la carretera ensancha y las curvas se suavizan.

Al llegar nos sorprende el pueblo. Es una calle, pero con 6 carriles y vías de servicio. Los extremos están llenos de hoteles, restaurantes y tiendas. Parece que es un pueblo montañero donde la gente se aloja para esquiar, pescar o acampar en los alrededores.

Nosotros nos quedamos a dormir en el Best Western. Es un hotel modesto pero con todas las comodidades: habitaciones limpias y amplias, piscina cubierta, desayuno incluido, wifi gratuito…

Para cenar, hemos encontrado un restaurante genial justo enfrente, aunque, al final, un poco elevado de precio: una entrada, dos segundos de pescado y marisco preparados al horno y dos bebidas por 60 dólares sin propina.

Mañana atravesaremos el desierto del Death Valley para llegar a las Vegas, el camino será largo pero esperamos que la carretera sea más cómoda.